Historias de frenillos: Irene 1


logo web definitivo

Como comenté en el post de “Descubriendo los frenillos…..” os voy a ir poniendo historias de familias que sus bebes han tenido frenillos y han intervenido la mayoría en sus lactancias.

Esta vez nos lo cuenta Irene, una historia que tardo en tener solucion ya que ningun medico sabia que le pasaba por tantos problemas que surgieron en su lactancia. Os dejo lo que me escribio:

Durante el parto me ponen antibiótico por tener el Estreptococo positivo. Los inicios de la lactancia son algo dolorosos en el momento de agarrar, luego ya mejor. La niña mama un montón de veces y aún así está quejosa y llorosa y acepta algo de suplemento en el Hospital. Salgo del hospital con anemia y me pautan Ferplex, que tomo según me indican hasta que a los dos meses aproximadamente la doctora de cabecera me indica.

A las 3 semanas de dar a luz empiezan los problemas. El pecho izquierdo se empieza a enrojecer levemente y se nota un poco de piel de naranja con los poros súper marcados en la mitad interior, los “granitos” de la areola desaparecen y se meten hacia dentro. Me encuentro mareada, con frío y malestar. Me miro la fiebre y tengo poco, 37.8 aprox, no llega a 38. Me tomo un ibuprofeno y continuo mal. El pecho me duele al succionar. En una hora escasa estoy en 40 de fiebre, llamo al 061 a modo de consulta y me dicen que me de una ducha fría y que esté destapada, les comento del pecho pero me dicen que debe ser un virus.

Pasa la tarde y todo empeora, no soy capaz ni de caminar, levantarme me cuesta porque me tambaleo, la ducha no funcionó, tirito de frío y no puedo sujetar a la niña, No tengo leche extraída, me he tomado otro ibuprofeno a las 3 horas del anterior pero sigue sin hacer nada. El pecho está un poco más rojo pero no muchísimo, lo que sí que la piel de naranja y el pezón duro.

Decidimos ir a urgencias a la casa del Mar y se quedan con la niña (y biberón, no queda otra). Estoy tan mal que no puedo ni andar, me recogen en la puerta y me dejan en la puerta. A duras penas subo las escaleras de entrada pero no puedo ir sola a a la consulta. Espero a mi pareja y pedimos una silla de ruedas. Allí me dicen que es vírico, que no tiene nada que ver con el pecho que me van a bajar la fiebre.

Se debaten un buen rato en qué ponerme ya que “con lactancia” no encuentran nada indicado, no recuerdo al final que me pusieron pero funcionó y bajó la fiebre. Me pautan ibuprofeno cada 6 h y que si sigo mal que me vaya al materno que allí sabrán que darme.

El pecho sigue empeorando y cada vez está más rojo y duele más, como me dicen que lo del pecho no es nada empieza mi paranoia de.. ¿y si es cáncer?

Anímicamente estoy fatal y no pienso claramente, sólo lloro.

El pecho duro como una piedra. Al día siguiente, sábado, vamos a urgencias al materno. Me hacen análisis de sangre y dicen que es un cuadro vírico que se pasará y que tome ibuprofeno para la fiebre pero que “por si acaso” para que quede cuciberto el pecho, me mandan Augmentine. Insisten en que la fiebre no es del pecho pero como está “rojito” me dan antibiótico. Esa misma noche empiezo antibiótico y amanezco con labios y boca llenos de herpes a un nivel que nunca había tenido que me impide comer y beber con normalidad.

Poco a poco la fiebre remite y con los días el pecho mejora. me dicen en los grupos de lactancia online que me de agua caliente o paños cuando la niña mama para drenar mejor y se quite la obstrución. La rojez desaparece a los 2 o 3 días y a la semana que acabo el tratamiento está casi normal. Una semana justa tras acabar el antibiótico (5 semanas de post parto aprox), de noche pinchazos al mamar, me despierto como destemplada. No tengo fiebre.

Me voy a la ducha, allí me empiezo a marear y caigo redonda en la bañera. Salgo, me miro la fiebre y ya estoy en 38 y pico, me tomo ibuprofeno y me quedo descansando en cama un rato. Me despierto con el pecho duro, rojísimo y más fiebre. Me voy al médico de cabecera que me ve de urgencia y me dice que “la mastitis se coge porque entran bacterias por el pezón”.

Le comento un poco que he leído que los antibioticos de amplio espectro parece ser que hacen fuertes a las bacterias y que se está pautando ciprofloxacino. Me dice que ni de coña, que es un antibiotico muy fuerte relacionado con infertilidad y que a no ser que el pediatra firme consentimiento no me lo receta porque pasa a la leche.

Me receta amoxicilina sin clavulánico y me manda a la matrona para que me dé consejos y esta me dice que “tienes mala suerte y esto no es habitual” me manda a las clases postparto del San José. Allí la matrona me recomienda tomar L-Reuteri, así que me compro Aquilea Intimus y empiezo con 3 comprimidos hasta que los dolores remitan (ya había acabado la amoxicilina y aunque no estaba el pecho rojo los pinchazos continúan), luego deberé tomar 2 comprimidos otra semana y luego 1 durante una semana o dos. Después de tomar 2 o 3 botes de Aquilea tengo un mes o dos mas o menos buenos, algo de grieta pero no dolía mucho.

Pero empiezan las perlas de leche, más o menos a los 4 meses y medio. Duelen cuando están saliendo y dejan herida cuando explotan. Esta vez son siempre en el pecho derecho. Tomo ibuprofeno siempre que no aguanto el dolor, por el día intento aguantar pero de noche es inevitable. La niña con 5 meses y yo ya estoy a nivel de tomar ibuprofeno a diario y repitiendo de nuevo Aquilea a ver si “mis bacterias se compensan” que es lo que más me dicen que causa las perlas. Hacia los 6-7 meses también empiezo con bactobran por recomendación de una amiga médico de familia y mamá lactante. Dependo totalmente del ibuprofeno aunque sé que no se debe abusar ni usar tan continuadamente.

20131116_20401820131221_21360620131007_091516

A los 8 meses descubrimos el frenillo tipo IV y con 9 meses la operamos.

Me hago cultivo de leche consultando con una amiga asesora y su IBCLC así como con las chicas de ALMA y me tomo el ciprofloxacino junto con ibuprofeno (no recuerdo los días, fue una caja). Cuando acabé aún no estaba bien bien, así que repetimos consultando con mi amiga médico de familia, la asesora y la IBCLC. Entre esto y sobretodo que la niña va reeducando su forma de mamar POR FIN me curo y a los 10 meses y pico tenemos lactancia feliz. Ahora con 13 meses sigo bien por el momento!!!

Esperamos Irene y yo que esta historia os ayude por si os sentis identificadas en ello. Os animo a ver este enlace de su web donde publico su historia en la lactancia, merece la pena leerlo!!

http://www.lagorditapresumida.com/2014/11/mi-historia-con-lactancia-materna/

***Si tienes una historia de lactancia que contar no dudes en ponerte en contacto conmigo

firma sheyla blog

 

 

 

 

 

suscripcion

Post que te pueden interesar


Acerca de Sheyla Gómez-Asesora

Soy asesora maternal online y presencial. Empecé esta andadura con mi formación en lactancia y después quise integrar mas para poder ayudar a las familias que lo demandaban. Por ello ahora puedo ayudarte en varios ámbitos que veras en la pestaña "Servicios" Te ayudaré e informaré en el proceso previo a la maternidad, en tu embarazo, en el postparto y en lo relativo crianza que esté en mi mano. Si deseas puedes suscribirte al boletín de noticias y recibir ofertas exclusivas para tí y tu familia ♡ http://eepurl.com/bafBs9


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Historias de frenillos: Irene